El concepto de coaching es cada vez más extendido en el mundo empresarial y por lo tanto en el odontológico. Se trata de una técnica muy potente que puede transformar tu clínica dental. Pero, ¿Sabes distinguir qué es y qué no es coaching dental?

El coaching se ha importado al sector empresarial desde el mundo del deporte. La figura del coach es un entrenador personal, que acompaña y ayuda a su equipo a lograr metas. Así, mejora su rendimiento a través de potenciar sus virtudes y puntos fuertes. Cabe destacar que no todo lo que se publicita como coaching dental en realidad lo es. A continuación te damos las claves para identificar qué es coaching dental y qué no es.

Qué no es coaching dental

  • Un asesoramiento. El coach no es un mentor que aplica una metodología previamente diseñada para conseguir unos objetivos. Se trata de acompañar al odontólogo para definir objetivos y el diseño de la estrategia para lograrlo.
  • Una terapia. Desde la objetividad, el coach identifica los problemas del presente de la clínica, trabajando para solucionarlas con la mirada puesta en un futuro sólido para la clínica dental.

Qué es coaching dental

  • Un acompañamiento. En primer lugar, la clave está en profundizar en los conocimientos que permiten optimizar los resultados de la clínica desde una perspectiva empresarial, pero sin olvidar el contacto con la odontología. El coach no transmite unas habilidades. No enseña ni da órdenes: acompaña al odontólogo y a su equipo a lograr el objetivo meta.
  • Desarrollar equipos. Con un proceso de coaching el equipo se concienciará de la importancia del alineamiento para lograr metas, logrando la motivación y la proactividad. Repercutiendo de una forma directa en la atención al paciente.
  • Un camino. El proceso de coaching dental tiene una duración relativa, ya que dependerá de las necesidades y los objetivos marcados entre el coach y el dentista, durando entre 6 y 12 meses, dependiendo de cada caso.

Finalmente queremos destacar que en AESINERGY contamos con un equipo de coach certificados por la ICF, con amplia experiencia en gestión dental, realizando procesos tanto a nivel personal como de equipos. El proceso consta de dos etapas en las que analizaremos el funcionamiento de tu clínica. Detectamos las áreas de mejora y a través de sesiones de coaching dental definiremos objetivos y las fases para alcanzarlos, todo ello contando con el equipo de la clínica dental.

Quizás te interese: