Una buena gestión de agenda en una clínica dental es fruto del perfecto conocimiento de los tipos de visitas que se realizan. No todas las visitas implican el mismo tiempo por parte de los doctores, por ello quien gestiona los horarios de las visitas debe conocer cuánto tiempo se dedica a cada tratamiento o consulta. Ya que el objetivo es optimizar al máximo el tiempo de los profesionales, al mismo tiempo que se respeta las horas a las que se cita a nuestros pacientes.

En definitiva, la gestión de la agenda en una clínica dental es un asunto clave para el buen funcionamiento de la misma, y la formación es clave. Formar al personal en ese campo es algo muy importante, así como establecer protocolos de actuación para una gestión adecuada del tiempo. Pero, vayamos a identificar los tipos de visitas a tomar en cuenta para incluir en el trabajo de gestión.

Tipos de visitas a incluir en la gestión de agenda en la clínica dental

Hay distintos tipos de consultas y eso hay que tenerlo muy en cuenta para la gestión de la agenda. No solo para valorar el tiempo necesario para la atención de cada paciente, sino también para ubicarlo en el calendario de citas con más o menos prioridad.

  • Urgencias: Está claro que cualquier paciente es igual de importante y cualquier consulta requiere de toda nuestra atención y concentración. Pero también parece evidente a la hora de llevar la gestión de una agenda que cuando un paciente llama con dolor tiene una prioridad y debe ser atendido lo antes posible. Primero para calmarle esa dolencia, y luego para hacer que vea la necesidad de comenzar un tratamiento que acabe de una vez por todas con esa afección que hace tiempo que le hace sufrir.
  • Las primeras visitas: Cuando nos pide cita un paciente por primera vez, hay que tener en cuenta que es una consulta que va a requerir un tiempo más o menos largo. Primero porque necesitará de un reconocimiento por parte del doctor que le atienda, quién además tiene que establecer el mejor diagnóstico posible y si hiciera falta plantearle la posibilidad o necesidad de llevar a cabo determinados tratamientos. Por lo tanto, la persona que hace la gestión de agenda siempre debe ubicar a estos pacientes en un horario amplio.
  • Pacientes en el inicio de un tratamiento: Cuando un doctor le hace consciente a un paciente de la necesidad de desarrollar determinado tratamiento dental, hay que acometerlo lo antes posible. Es un factor que hay que tener muy en cuenta en la gestión de agenda. En realidad va en favor del paciente, ya que cuanto antes inicie ese tratamiento, antes afrontará sus miedos y también comenzará a ver los resultados positivos.
  • Pacientes que llegan gracias al boca a boca: Este tipo de pacientes los podemos denominar referidos, ya que llegarán a nuestra consulta gracias a la información que les ha proporcionado algún otro de nuestros pacientes satisfechos. Así que ya tenemos mucho ganado, pero también mucho que perder. Así que a la hora de la gestión de agenda hay que ubicarles con el tiempo suficiente para poderles atender con dedicación y comprueben que su elección de dentista ha sido la correcta.
  • Los pacientes habituales: Algo muy similar podemos decir de los pacientes que ya nos conocen. Si vuelven es que hemos hecho bien nuestro trabajo. Pero eso no es un contrato de por vida. Tenemos que seguir manteniendo el mismo de nivel de exigencia, por ello a la hora de gestionar la agenda de clínica dental hay que tratarlos como si fueran nuevos pacientes, para dedicarles todo el tiempo que necesitan y en el horario que más se ajuste a sus posibilidades. 

Estos son los tipos de pacientes básicos que debemos valorar. A lo que debemos sumar que optimicemos lo máximo posible los tiempos, cumplamos con los horarios y el trabajo del equipo odontológico sea todo lo consecutivo posible. Es decir, la gestión de agenda en un clínica dental no es una tarea sencilla, y requiere de experiencia y recuerda, también formación. Algo en lo que sin duda desde AESINERGY te podemos ayudar. ¡Consúltanos!